Oración a las benditas ánimas del purgatorio

El gran mandamiento de nuestro Señor Jesucristo es que nos amemos con sinceridad y sinceridad. El primer gran mandamiento es amar a Dios por encima de todas las cosas. El segundo, o más bien el corolario del primero, es amar a tu prójimo como a ti mismo. Esto no es un consejo o un simple deseo del Todopoderoso. Es su gran mandamiento, la base y la esencia de su ley. Hay tanta verdad en todo esto que Él toma todo lo que hacemos por nuestro prójimo como un regalo, y como un rechazo de su parte cuando rechazamos a nuestro prójimo.

Leemos en el Evangelio de San Mateo (Mateo 25:34-46), las palabras de Cristo que Él dirigirá a todos en el día del juicio.

Algunos católicos parecen pensar que su Ley ha caído en desuso, porque hoy en día hay egoísmo, amor propio, y todo el mundo piensa en sí mismo y en su realización personal.

“Es inútil observar la Ley de Dios hoy”, dicen algunos, “cada uno debe mirarse a sí mismo, o de lo contrario nos hundiremos”.

¡No existe tal cosa! La ley de Dios es grande y aún así tendrá la fuerza de la ley para siempre. Por lo tanto, es más necesario que nunca, más que nunca de nuestro deber y en nuestro interés.

Estamos moralmente obligados a rezar por las almas benditas

Siempre estamos obligados a amarnos y ayudarnos, pero cuanto mayor sea la necesidad de nuestro prójimo, mayor y más severa será nuestra obligación. No es un favor que podamos o no hacer, es nuestro deber, debemos ayudarnos mutuamente.

Sería un crimen monstruoso, por ejemplo, negarse mutuamente el poder y privarse de la comida que necesitan para mantenerse vivos. Sería terrible negar la ayuda a alguien que la necesita mucho, pasar por encima de ella y no tender la mano para salvar a un hombre que se hunde. No sólo debemos ayudar cuando es fácil y conveniente, sino que debemos hacer todos los sacrificios para ayudar a nuestro hermano necesitado.

¿Qué es lo más urgente en la caridad de las almas del Purgatorio? ¿Qué hambre, sed o sufrimiento en la tierra puede compararse con sus más terribles sufrimientos? Ni los pobres, ni los enfermos, ni el sufrimiento que vemos a nuestro alrededor necesitan una ayuda tan urgente. Todavía hay personas de buena voluntad que se interesan por los enfermos de esta vida, pero raramente encontramos personas que trabajen para las Almas del Purgatorio!

¿Y quién podría necesitarnos más? Tal vez entre ellos están nuestras madres, padres, amigos y parientes.

oracionanimaspurgatorio

Dios quiere que les ayudemos

Estos son mis amigos más cercanos. Quiere ayudarlos, quiere que estén cerca de él en el cielo. Nunca lo ofenderán y están destinados a estar con él por toda la eternidad. Es cierto que la Justicia de Dios exige la expiación de los pecados, pero con una sorprendente dispensación de su Providencia, pone en nuestras manos la posibilidad de ayudarlos; nos da el poder de liberarlos e incluso de liberarlos. No hay nada más agradable para Dios que ayudarlos. Está agradecido como si le hubiéramos ayudado.

Nuestra Señora quiere que les ayudemos…

Nunca, nunca una madre en esta tierra ha amado a sus hijos muertos tan tiernamente; nunca nadie ha tratado de consolar a sus hijos sufrientes en el Purgatorio, y de tenerlos con ella en el Cielo. Le daremos una gran alegría cada vez que traigamos un alma del Purgatorio.

Las almas benditas del Purgatorio nos devuelven mil a uno…

¿Pero qué se puede decir de los sentimientos de las almas santas? ¡Sería casi imposible describir su ilimitada gratitud a los que les ayudan! Llenos de un inmenso deseo de devolver los favores que se les han hecho, rezan por sus benefactores con un fervor tan grande, intenso y constante que Dios no puede negarles nada. Santa Catalina de Bolonia dice: “He recibido muchos grandes favores de los santos, pero muchos más de las almas santas (en el Purgatorio).

Cuando finalmente se liberan de su dolor y disfrutan de la dicha del cielo, lejos de olvidar a sus amigos en la tierra, su gratitud no tiene límites. Acusados ante el Trono de Dios, nunca dejan de rezar por aquellos que les han ayudado. A través de sus oraciones protegen a sus amigos del peligro y los protegen de los demonios que los atacan.

Nunca dejan de rezar hasta que ven a sus benefactores a salvo en el cielo, y siempre serán sus más queridos, sinceros y mejores amigos.

Si los católicos supieran que los poderosos protectores se protegen ayudando sólo a las almas benditas, no dudarían en rezar por ellas.

Las almas benditas del Purgatorio pueden acortar nuestro Purgatorio.

Otra gran gracia que obtenemos rezando por ellos es un corto y fácil purgatorio, ¡o su completa remisión!

Otra gran gracia que obtenemos rezando por ellos es un corto y fácil purgatorio, ¡o su completa remisión!

San Juan Masia, un sacerdote dominicano, tenía una maravillosa devoción por las almas del Purgatorio. Obtuvo con sus oraciones (especialmente con el rezo del Santo Rosario) la liberación de un millón cuatrocientas mil almas! A cambio, obtuvo para sí mismo las gracias más abundantes y extraordinarias, y estas almas vinieron a consolarle en su lecho de muerte y a acompañarle al cielo.

Este hecho es tan cierto que la Iglesia lo insertó en la Bula que decretó su beatificación.

El cardenal Baronio recuerda un evento similar.

Fue llamado para ayudar a un hombre en su lecho de muerte. De repente, un ejército de espíritus benditos apareció en su lecho de muerte, consoló al moribundo y expulsó a los demonios llorones en un intento desesperado de hacerle caer en desgracia. Cuando el cardenal les preguntó quiénes eran, respondieron que este hombre había liberado ocho mil almas del purgatorio gracias a sus oraciones y buenas obras. Fueron enviados por Dios, explicaron, para llevarlo al cielo sin pasar un solo momento en el Purgatorio.

Santa Gertrudis fue violentamente tentada por el diablo cuando estaba a punto de morir. El espíritu demoníaco reserva una peligrosa y sutil tentación para nuestros últimos minutos. Al no encontrar la agresión lo suficientemente inteligente para esta santa, pensó en perturbar la paz de su beatificación, sugiriendo que pasaría mucho tiempo en el Purgatorio, ya que había desperdiciado sus indulgencias y sufragios en favor de otras almas. Pero Nuestro Señor, no contento con enviar a sus ángeles y a las miles de almas que había liberado, fue personalmente a expulsar a Satanás y a consolar a su querido santo. Le dijo a Santa Gertrudis que a cambio de lo que había hecho por las almas benditas, la llevaría directamente al cielo y multiplicaría todos sus méritos por cien.

El Beato Enrique Suso, de la Orden Dominicana, hizo un pacto con otro hermano de la Orden con el que, a la muerte del primero de ellos, el superviviente ofrecería dos misas a la semana por su alma, así como otras oraciones. Sucedió que su compañero murió primero, y el Beato Enrique inmediatamente comenzó a ofrecer las misas prometidas. No dejó de decirlas durante mucho tiempo. Finalmente, seguro de que su santo amigo muerto había llegado al cielo, dejó de ofrecer misas. Su arrepentimiento y consternación fueron grandes cuando su difunto hermano apareció ante él, sufriendo intensamente y afirmando que no había celebrado las misas prometidas. El Beato Enrique respondió con gran pesar que no había continuado las misas, creyendo que su amigo apreciaría ciertamente la Visión Bendita, pero añadió que siempre lo recordaba en sus oraciones. “Oh, hermano Henry, por favor dame misas, porque es de la más preciosa sangre de Jesús la que necesito”, gritó el alma sufriente. El Beato comenzó a ofrecerlas de nuevo, y con doble fervor ofreció misas y oraciones por su amigo hasta que recibió la absoluta certeza de su liberación. Le tocó entonces recibir gracias y bendiciones de todo tipo de su querido y liberado hermano, y muchas más veces de las que esperaba.

¿CÓMO PODEMOS HACER PARA PEDIRLE UN FAVOR A LAS ÁNIMAS DEL PURGATORIO?

¿Estás en medio de un problema y no sabes qué hacer? ¿La desesperación de no encontrar una salida te vuelve loco? No hay nada de qué preocuparse. Estás en el lugar correcto.

Las Almas del Purgatorio son los espíritus de aquellas personas que ya han estado en nuestro plano terrenal, están muertas, y para poder entrar al Cielo deben ser purificadas, nuestras oraciones por ellas ayudan en este proceso, así que, como signo de gratitud, estas Almas suelen satisfacer las demandas de aquellos devotos que han rezado por ellas.

ORACIÓN PARA PEDIR UN FAVOR A LAS ALMAS DEL PURGATORIO

Oh, Benditas Almas del purgatorio,
Sabias y agradecidas, vengo esta noche a rogar
por sus almas, por el amor de Dios les pido,
atiendan mi petición.

Oh, Pobres almas, con mucha esperanza vengo a ustedes,
les pido por la sangre que derramó el sagrado cuerpo de Jesús,
que atiendan mi petición, oren por mí.

Dios Padre, protégeme de todo mal,
cúbreme con tu manto sagrado,
guárdame en tu corazón,
aleja de mi todo problema,
que me proteja tu preciosa sangre.

Dios misericordioso, Padre amoroso,
Usted mi justiciero, en la vida y en la muerte,
suplico que atienda mis plegarias
y me liberes de todo mal que
atormente en mi vida.

Ocúltame de los que me quieren dañar,
que aún con ojos, no puedan verme,
y cuando me intenten atacar, pierdan su vitalidad,
Dios, permite que pierdan las ganas de hacer daño.

Oh, Sabias Almas Benditas,
ante ustedes presento esta solicitud,
resulta imposible para mi sostenerme,
pero sé que ustedes podrán ayudarme,
por el amor de Jesucristo en la Cruz,
oren por mí, y yo oraré por ustedes,
por favor alcancen esta gracia para mí:
“Explique el favor que se solicita”

Y Yo “tu nombre”, su fiel seguidor/a,
divulgaré su poder para que recen por ustedes
un millar de personas y puedan alcanzar el descanso eterno.

Así será, en el nombre de Jesús.

Amén.

Add comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *