Oraciones a San Miguel para el amor

oracionsanmiguelamor

 

San Miguel Arcángel

Los arcángeles son uno de los nueve coros de ángeles. Los arcángeles tienen papeles únicos como mensajeros de Dios para la gente en momentos críticos. Entre todos los ángeles, tienen el amor más especial y protector para todas las personas y para la tierra. La Iglesia reconoce a Miguel el Arcángel como uno de los más grandes de los arcángeles. Es el guardián de la Iglesia, así como el santo patrón de los oficiales de policía, almaceneros, marineros y paracaidistas. La fiesta que honra a Miguel Arcángel es el 29 de septiembre.

San Miguel Arcángel no es un santo, sino un ángel, y el líder de todos los ángeles y del ejército de Dios. Esto es lo que significa el título de “Arcángel”, que está por encima de todos los demás en rango.

San Miguel tiene cuatro responsabilidades u oficios principales, como sabemos por las escrituras y la tradición cristiana.

  • La primera es combatir a Satanás.
  • La segunda es escoltar a los fieles al cielo en la hora de la muerte.
  • El tercero es ser un campeón de todos los cristianos, y de la propia Iglesia.
  • Y el cuarto es llamar a los hombres de la vida en la Tierra a su juicio celestial.
  • Se sabe muy poco sobre San Miguel, aparte de lo que sabemos por las escrituras, que en sí mismas son escasas.

En Daniel, San Miguel es mencionado dos veces. La primera vez como uno de los que ayudaron a Daniel, y la segunda vez se le menciona con respecto al fin de los tiempos del mundo cuando él representará a los “hijos de tu pueblo”.

Su siguiente mención viene en la Epístola de San Judas, donde se dice que San Miguel guarda las tumbas de Moisés y Eva y ha luchado con Satanás por el cuerpo de Moisés.

La última mención es en el Apocalipsis, donde San Miguel y sus ángeles, luchan contra el dragón.

Hay otras escrituras en las que San Miguel está implicado, pero no se menciona por su nombre, como el ángel; que defiende la puerta del Paraíso, que defiende contra Balaam, y “que derrotó al ejército de Senaquerib”.

Hoy en día, se invoca a San Miguel para protegerse, especialmente de enemigos letales. También es el patrón de los soldados, la policía y los médicos.

Oraciones a San Miguel Arcangel para recuperar el amor perdido

Oracion a San Miguel
Oh San Miguel, me arrepiento de corazón de haberte ofendido, y detesto todos mis pecados, porque temo la pérdida del cielo y los dolores del infierno; pero sobre todo porque te ofenden a Ti, Aracangel poderoso, que eres todo bueno y mereces todo mi amor. Resuelvo firmemente, con la ayuda de tu gracia, confesar mis pecados, hacer penitencia y enmendar mi vida. Que de esta manera pueda recuperar el amor de (nombre de la persona amada). Amén.
Novena de San Miguel (Diga por nueve días consecutivos)

San Miguel Arcángel, fiel defensor de Dios y de su pueblo católico, me dirijo a ti con confianza y busco tu poderosa intercesión. Por el amor de Dios, que te ha hecho tan glorioso en gracia y poder, y por el amor de la Madre de Jesús, la Reina de los Ángeles, agrádate de escuchar mi plegaria.

Tú conoces el valor de mi alma a los ojos de Dios. Que ninguna mancha de maldad desfigure su belleza. Ayúdame a conquistar el espíritu maligno que me tienta. Deseo imitar tu lealtad a Dios y a la Santa Madre Iglesia y tu gran amor por Dios y los hombres. Y puesto que eres el mensajero de Dios para el cuidado de su pueblo, te confío esta petición especial: aquí menciono tu petición.

San Miguel, ya que eres, por voluntad del Creador, el poderoso intercesor de los cristianos, tengo gran confianza en tus oraciones. Confío sinceramente en que si es la santa voluntad de Dios, mi petición será concedida.

Reza por mí, San Miguel, y también por aquellos a los que amo. Protégenos en todos los peligros del cuerpo y del alma. Ayúdanos en nuestras necesidades diarias. Por tu poderosa intercesión, que vivamos una vida santa, muramos una muerte feliz y lleguemos al cielo donde podamos alabar y amar a Dios contigo para siempre. Amén.

Oracion a San Miguel para el amor

Oh glorioso príncipe San Miguel, jefe y comandante de las huestes celestiales, guardián de las almas, vencedor de los espíritus rebeldes, servidor en la casa del Rey Divino y nuestro admirable director, tú que brillas con excelencia y virtudes sobrehumanas líbranos de todo mal, que nos dirigimos a ti con confianza y nos permites con tu graciosa protección servir a Dios cada día más fielmente y así recuperar el amor perdido.

Ruega por nosotros, oh glorioso San Miguel, Príncipe de la Iglesia de Jesucristo, para que seamos dignos de sus promesas.

Dios todopoderoso y eterno, que por un prodigio de bondad y un deseo misericordioso de la salvación de todos los hombres, ha nombrado al glorioso Arcángel San Miguel Príncipe de tu Iglesia, haznos dignos, te pedimos, de ser liberados de todos nuestros enemigos, para que ninguno de ellos nos acose en la hora de la muerte, sino que seamos conducidos por él a tu presencia. Te lo pedimos por los méritos de Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Add comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *